DEMANDA CIVIL

La familia de Debora Peréz Vopin acusará al sanatorio por encubrimiento

El abogado de los deudos de la periodista cree que se modificaron elementos de la escena del fallecimiento.

SOCIEDAD

Este viernes, la Justicia dio a conocer su veredicto en el juicio iniciado contra los médicos a cargo de la endoscopía durante la que murió Débora Pérez Volpin, pero esta decisión en el fuero penal no agota las acciones judiciales del caso: las apelaciones son una posibilidad cierta y, además, la familia de la periodista piensa avanzar en los fueros Civil y Penal contra el Sanatorio de la Trinidad de Palermo, escenario de su muerte, ocurrida el 6 de febrero de 2018.

Consultado por un posible juicio contra la clínica, Diego Pirota, abogado de la familia de Pérez Volpin, dijo a Clarín: «Desde el punto de vista civil sí, seguramente lo va a haber. Desde el punto de vista penal va a estar la responsabilidad por el encubrimiento«.

Se refiere a un «encubrimiento» porque dice tener la convicción, los indicios y las pruebas de que se modificaron cuestiones que tienen que ver con la escena del fallecimiento.

«Toda la escena del crimen fue modificada. Se tiene que abrir una investigación por encubrimiento, un nuevo expediente, una nueva causa penal que dará inicio una vez que esta causa esté terminada», dijo el abogado.

Su hipótesis es que el equipo entregado a la Justicia por La Trinidad no es el que se usó para la endoscopia a Pérez Volpin. Cree que lo cambiaron para que no puedan constatar las imágenes y el video, ver el momento en que se realizó la lesión al esófago de Débora, ni conocer la dinámica del hecho.

«El endoscopio que se secuestró nosotros entendemos que lo cambiaron, que no fue el que se usó con Débora. Tiene los números de serie alterados. Este equipo, que tiene 30 años de antigüedad, fue entregado a la Justicia para que todos pensemos que fue el que se usó con Débora», explicó Pirota.

En la cuarta audiencia del juicio declaró Roberto Martingano, director médico de la clínica. Según Pirota, «este testimonio nos vino a arrojar muchísimas cuestiones que continúan avalando esta idea de la responsabilidad de la clínica por el encubrimiento».

El director médico no pudo explicar por qué estaba tachado el número de serie del procesador del endoscopio. Dijo que el endoscopio andaba bien, pero no pudo probarlo, ya que no presentó documentos que certificaran el mantenimiento del equipo.

Al día siguiente, otro episodio reforzó las sospechas sobre el Sanatorio. No aparece el registro de los parámetros vitales de Débora Pérez Volpin durante la endoscopia. En el expediente hay 19 páginas de un total de 60. Un testigo dijo que las entregó a la Dirección Médica de La Trinidad.

Compartir: