CONFLICTO

Su ex suegra lo insultó en las redes y deberá pagarle $30 mil

El hombre consiguió un novedoso fallo.

SOCIEDAD

«Quitarle a su hijito de 8 años los bienes que compró con su mamá? Y los de … qué cago… Nunca les pagó ni a su suegro ni cuñado sólo a las putitas que se acostaban con él….… h. de mil puta…», escribió Beatriz Marta Cocco en Facebook el 16 de marzo de 2016 a las 4.27 de la madrugada. Y horas después, replicó un mensaje similar en Instagram.

No era la primera vez que la mujer se refería así  sobre su ex yerno. Ya lo había hecho entre los familiares y amigos que tenían en común, y hasta se lo había dicho directamente a él a través de llamados telefónicos y mensajes al celular.

Alertado, porque esos agravios habían traspasado el ámbito privadoDaniel Alberto Schippert, de 58 años y CEO de una empresa cordobesa de management, se puso en contacto con Beatriz para bajarle el tono al conflicto y persuadirla de que borrara la publicación. Pero sus gestiones no dieron resultado y los posteos continuaron.

«La función de las redes sociales se desvirtuó y hoy se transformaron en un lugar de libre albedrío donde la gente dice cualquier cosa de manera gratuita y sin medir las consecuencias», remarcó Schippert a Infobae, quien decidió recurrir a la Justicia tras sentir que esas expresiones habían dañado su nombre y honor.

«Me vi motivado a accionar de esta manera por el impacto que generaron esos comentarios injuriosos en mis hijos, entorno íntimo, compañeros de trabajo y hasta en los dueños de la compañía en la cual trabajo, quienes me preguntaban si era verdad que le había sacado todo a mi ex mujer y dejado sin nada», contó.

Schippert jamás imaginó que esos posteos iban a generar tanta repercusión. «Había gente conocida y desconocida opinando del tema, insultándome y compartiendo las publicaciones. Mi foto se viralizó y la gente empezó a dudar de la opinión que tenía sobre mí», se lamentó el empresario.

Desbordado por la situación que estaba viviendo, contactó a un abogado y le inició a su ex suegra una causa por calumnias e injurias. Si bien en primera instancia la justicia cordobesa falló a favor de Schippert, al entender que Beatriz tuvo una «actuación culposa», él decidió apelar la sentencia al entender que la mujer actuó con «dolo y premeditación».

«Ella estaba enojada, era consciente del efecto que genera el uso de las redes y sabía perfectamente lo que significaba escracharme en Facebook e Instagram. Ella actuó con dolo, pero como la justicia entendió que lo hizo sin intención de dañar no me quedó otra opción que apelar», explicó Schippert.

Finalmente, la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial N°1 le dio la razón y obligó a la mujer a indemnizarlo con $30 mil más intereses y a publicar el fallo judicial en las mismas redes sociales donde lo había difamado.

«Con intereses, ese monto se elevó a $80 mil pesos ya que fueron tres años de juicio. Pero a mí nunca me importó el dinero sino limpiar mi imagen. Esa plata la voy a donar a «La Granja» de Melchor Romero, una comunidad terapéutica de La Platadonde se encuentra internado mi hermano esquizofrénico, que tiene 58 años pero se comporta como si fuera un chico de 12 años. El lugar tiene muchas carencias y subsiste gracias a la ayuda y donaciones de los privados», dijo.

Los doctores Julio Sánchez Torres y Guillermo Tinti entendieron que la demandada «tuvo la intención» de producirle un daño moral a Schippert y argumentaron que «su conducta fue premeditada y reiterativa» ya que las injurias fueron volcadas en dos redes sociales.

Además, hicieron lugar al descontento de Schippert, quien sostuvo que su ex suegra solo le pidió disculpas y retiró los posteos de las redes tras la orden judicial. Para él no fue una conducta espontánea sino coactiva y la Cámara de Apelaciones determinó que el Tribunal de Primera Instancia «no ponderó adecuadamente la lesión inferida al accionante» y que la mujer «actuó con dolo».

¿Qué llevó a su ex suegra a actuar así? «Nunca me perdonó que haya acudido a la justicia para reclamar los bienes que me correspondían tras la separación de su hija», explicó Daniel. «Le propuse a mi ex dividir los bienes mitad cada uno y no aceptó, le propuse poner todo a nombre de mi hijo y tampoco aceptó. Ella quería que yo pusiera todo a nombre de ella y no era justo. Ella nunca trabajó y todo lo que teníamos lo había comprado yo», señaló.

En ese juicio de reivindicación de bienes, la justicia también le dio la razón. Y fue precisamente ese fallo el que sirvió como disparador para que su ex suegra canalizara su disconformidad en las redes.

«La pasé muy mal. Mi hijo de 18 años (de un matrimonio anterior) estaba muy avergonzado por la situación. Y a mi hijo más chico (nieto de Beatriz) le tuve que explicar cómo sucedieron las cosas en realidad porque estaba muy confundido. Ahora, nuestra relación es excelente. A tal punto que en enero se viene a vivir conmigo definitivamente», concluyó Shippert.

Compartir: