LITIGIO

Templo para adorar al Diablo en Colombia

Un sacerdote católico como gobernador.

MUNDO

En diciembre de 2015, una insólita historia salió a la luz en Colombia: se había abierto un templo para adorar al Diablo en uno de los lugares más católicos del país. Ese lugar, llamado Asociación Templo Luciferino Semillas de Luz, es dirigido por Héctor Londoño, quien se hace llamar Victor Damián Rozo o «el hijo de Lucifer«, un polémico personaje a quienes algunos han catalogado como un estafador y otros siguen como un verdadero guía espiritual que promete fortuna y bienestar por entregar el alma al diablo.

Hoy este Templo Luciferino está en medio de una batalla legal para poder seguir existiendo, en la cual tiene como contendor a un sacerdote, Carlos Eduardo Osorio Buriticá, quien el mismo año que empezó a funcionar este lugar de adoración al diablo fue electo gobernador de Quindío, departamento donde Lucifer erigió su templo.

Resultado de imagen para foto gobernador Carlos Eduardo Osorio Buriticá

Desde entonces el sacerdote Gobernador y el brujo luciferino libran una disputa entre demandas y decretos que pretenden acabar las prácticas esotéricas que se llevan a cabo en la Semillas de Luz. El tema ha escalado tanto que el mes pasado el Gobierno Nacional se vio forzado a intervenir, nombrando por medio de un decreto una gobernadora Ad Hoc para tratar el caso, ya que el sacerdote Osorio se encuentra impedido por ser una de las partes en la disputa.

Beatriz Lorena Ríos Cuéllar, funcionaria del departamento de Asuntos Religiosos del Ministerio del Interior, fue la encargada de definir el pleito jurídico, el cual en un estado laico como constitucionalmente lo es Colombia, tiene matices entre el respeto por la libertad de culto y la prohibición de prácticas satánicas explícitamente delimitada en la Constitución y la Ley.

La expectativa por el veredicto final es grande, más en un país tan católico como Colombia, donde tener un templo dedicado a la adoración del diablo era algo impensable hasta hace pocos años.

Carlos Eduardo Osorio Buriticá es un reconocido sacerdote católico de Quindío. Es teólogo y filósofo, tiene maestría y doctorado en derecho canónico de la Universidad Javeriana de Bogotá, y lleva más de 30 años trabajando en la iglesia. En 2015 fue electo Gobernador de su departamento, cargo al que aspiró recogiendo firmas, pero para el que también contó con el respaldo del Centro Democrático, partido que lidera el expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez.

Desde su posesión en 2016, año en que en que el Templo Luciferino Semillas de Luz abrió sus puertas oficialmente al público, el sacerdote gobernador ha denunciado que dicho lugar no cuenta con los permisos de ley para ofrecer servicios religiosos y que aunque Colombia es un estado laico, ellos no pueden ampararse en la libertad de culto porque no lo son.

Fuente: Infobae

Compartir: