BENEFICIOS

Besarse: Quema calorías y fortalece el sistema inmune

El beso es la acción romántica por excelencia.

SALUD Y VIDA

Los besos son una manifestación casi tan antigua como la vida misma y a menudo se piensa que podrían haber surgido como un acto de amor y de desafío al mismo tiempo contra las costumbres del cortejo. “Besar significa pasión y romance y es lo que mantiene a la gente unida”, dice William Cane, autor de The Art of Kissing y orador de conferencias sobre besos en universidades.

Recientemente, una investigación publicada en la revista Archives of Sexual Behaviour señaló que besar apasionadamente desencadena un espectro completo de procesos fisiológicos que pueden aumentar la inmunidad y beneficiar la pérdida de peso. Los besos pueden quemar de 2 a 26 calorías por minuto dependiendo de su intensidad, según el American Journal of Medicine.

“El beso es un contacto intenso que no solo nos une al cuerpo del otro, sino que ayuda a conectar con el placer propio que se despierta y se nutre de esta forma íntima de conexión. El beso estimula la secreción de oxitocina y libera endorfinas que dan sensación de bienestar”, explicó en diálogo con este medio Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo.

La antropóloga y bióloga estadounidense Helen Fisher los describe como una “herramienta de evaluación de pareja”. “Gran parte de la corteza cerebral se dedica a captar sensaciones alrededor de los labios, las mejillas, la lengua y la nariz. De los 12 nervios craneales, cinco de ellos recogen los datos de alrededor de la boca. Está construido para captar los más sensibles. sentimientos, los sabores y olores más intrincados, el tacto y la temperatura. Y cuando besas a alguien, realmente puedes escucharlo, verlo y sentirlo. Besar no significa solo besar”, asegura la especialista.

Todos estos sensores ayudan a nuestra supervivencia. Dirigen a un bebé hacia la leche; ayudaron a nuestros antepasados, durante millones de años a discernir si su comida era venenosa o no. “La boca -explica Fisher– es absolutamente esencial para la supervivencia: todo pasa por allí”.

Para el hombre y los animales, besarse es un comportamiento de unión. Hay todo tipo de razones sociales por las que los humanos y los animales se besan, y no todos tienen que ver con el sexo. La mayoría de las culturas del mundo se besan sexualmente. Pero algunos pueblos de América del Sur, algunos en las montañas del Himalaya, no se besen. Les resulta repugnante intercambiar saliva.

Sin embargo, entre los beneficios de una buena humectación, esa saliva adicional que se produce elimina las bacterias de los dientes, lo que puede ayudar a descomponer la placa oral. Durante un beso de 10 segundos se transfieren hasta 80 millones de bacterias. Pero mientras la una persona tenga una buena salud bucal, significa que la otra obtendrá sus buenos gérmenes para potenciar los suyos. Además, el intercambio de saliva hace que fluya más saliva y la saliva elimina las bacterias y los desechos, lo que a su vez disminuye el riesgo de caries, según la Clínica Mayo.

Los insectos se acariciarán entre sí con las piernas; las tortugas, los topos y los gatos se frotan las narices; los perros se lamen las caras y los elefantes ponen sus trompas en la boca de otro elefante. Cuando los animales se besan, lo hacen por todo tipo de razones: hay besos sociales, besos para aliviar la tensión, para expresar amistad y para compensar después de una discusión. Pero para los humanos, los besos en diferentes partes del cuerpo forman parte de muchas funciones sociales.

El sexo, la sensualidad y el tacto sensual tienen profundos efectos en el bienestar de las personas. Besarse es una emocionante excursión a lo sensual y si nos conectamos con alguien que nos importa, además de producir una sensación de bienestar, estaríamos produciendo altas sensaciones de placer. Los besos aumentan los niveles de oxitocina, el químico calmante natural del cuerpo y también aumentan las endorfinas, los químicos del cuerpo para sentirse bien. El intercambio de saliva también aumenta la dopamina, lo que ayuda a los sentimientos de apego romántico y los niveles de serotonina, lo que conduce a sentimientos de calma y satisfacción.

Gracias a todas las sustancias químicas que liberan los besos, pueden eliminar el mal humor y reducir el estrés. “Besar también estimula el cerebro, y cuando la experiencia es positiva, se nota. Eso se traduce en euforia, deseo sexual, o la sensación de calma y paz”, afirma Fisher.

Como si esto fuera poco, como cualquier actividad aeróbica que aumenta el ritmo cardíaco, besar ayuda a bombear sangre a los órganos y a reducir la presión arterial. A su vez, involucra y ejercita tantos músculos de la cara, que hace que se retrase la aparición de las arrugas en el rostro. Según la intensidad y la duración, un beso podría quemar de 6 a 100 calorías. “Durante un beso realmente apasionado la velocidad del metabolismo puede duplicarse”, afirma Bryant Stamford, director de Promoción de la Salud de la Universidad de Louisville. “Es decir, tu cuerpo quema más rápido y de forma más eficiente las grasas y carbohidratos”.

Fuente: Infobae

Compartir: