GUSTO A POCO

EEUU: Falta de precisiones de Alberto Fernández

Desde EEUU Washington.

MUNDO

La gestualidad y el tono del candidato del Frente de Todos, creen los analistas, contribuyó poco a la idea de una renovación menos ideologizada.

Entre quienes desde la capital norteamericana observan con lupa las alternativas de la política argentina y desde las PASO intentan anticiparse al futuro, el primer debate de candidatos presidenciales del calendario electoral dejó anoche gusto a poco. Pero los analistas tomaron nota de un puñado de gestos y algunas frases significativas, con la mirada puesta casi exclusivamente en el candidato kirchnerista, Alberto Fernández.

“Yo no soy un dogmático”, fue una de esas frases, que pareció dirigida justamente a quienes temen un revival ideológico del último gobierno de Cristina Kirchner. “Van a ver de mi soluciones ortodoxas y también heterodoxas”, intentó tranquilizar el candidato opositor. A falta de señales más claras, la expectativa es que sea ortodoxo en materia económica y heterodoxo en otros terrenos. Y no al revés.

 ‘Yo no soy un dogmático’, fue una de esas frases, que pareció dirigida justamente a quienes temen un revival ideológico del último gobierno de Cristina Kirchner

“Me asombró que no habló de déficit fiscal, esa fue una luz de alarma”, dijo a Infobae Nicolás Saldías, investigador del Wilson Center, un influyente centro de análisis de políticas públicas de Washington. “No dijo cómo se solucionará el problema del gasto público ni cómo será su política impositiva, sólo Mauricio Macri mencionó ese tema”, resaltó.

Para Daniel Kerner, director para América latina del Eurasia Group, un acierto en la estrategia de Fernández fue enfatizar la idea de que Macri “no entiende la gravedad de la crisis económica, que mintió y que fracasó en el terreno económico”. Insistir en este punto, comentó el especialista, “podría beneficiarlo electoralmente ya que la economía continúa siendo la principal preocupación de los votantes”.

La gestualidad y el tono de Fernández, creen los analistas en Washington, contribuyó poco a la idea de una renovación menos ideologizada. El dedo acusador, coinciden, recordó demasiado a la ex presidenta y su célebre atril. Y algunas expresiones hechas “para la tribuna” tuvieron un eco revanchista que tampoco ayudó a enfatizar un distanciamiento de ese kirchnerismo que el propio candidato criticó duramente en el pasado.

“Los dichos de Alberto Fernández sobre Venezuela fueron muy raros. Afirmó que todos sabemos lo que piensa sobre ese tema y la realidad es que no lo sabemos”.

Fuente: Infobae

Compartir: