ELECCIÓN

Día del Soltero

Ni regalos ni cenas románticas.

SOCIEDAD

Para los solteros, el Día de San Valentín puede ser un simple y cruel recordatorio de que están “solos”. Para ellos no hay animales de peluche rosados, y tampoco cajas de chocolate de mala calidad en forma de corazón. Con el propósito de ‘contrarrestar’ el día de los enamorados, y que en algunas ocasiones hace sentir fuera de lugar a algún soltero o soltera que está convencido de que no tener pareja es su estilo de vida por excelencia, el 15 de febrero las personas celebran desde el humor el “anti-San Valentín” y destacan los beneficios de la soltería.

El objetivo de la celebración del Día del Soltero es que nadie se quede sin día para homenajear el amor y que todos los solteros del mundo festejen y recuerden que no es nada malo no tener pareja. En esta jornada se invita a solteros por convicción, viudos o divorciados que se hagan un regalo a sí mismos.

La idea se gestó a finales de los años 90 como alternativa al Día de los enamorados. Un grupo de estudiantes de la Universidad de Nanjing decidió enfrentarse a la sociedad tradicional china y reivindicar el orgullo de estar solteros. Este mensaje llegaba en un contexto en el que los jóvenes, sobre todo las mujeres, sufren una presión social muy fuerte para contraer matrimonio muy pronto.

La fecha que escogieron para festejarlo fue el 11 de noviembre (11/11), como una metáfora por el hecho de que el número 1 representa la individualidad. Pronto, esta idea alternativa se fue generalizando y convirtiendo en una tradición universitaria en la que los jóvenes se juntaban para beber y acudir a karaokes. Y aunque no es tan popular como el 14 de febrero, año tras año se vuelve cada vez más popular como una contratendencia que encuentra su nicho en las redes sociales.

Originalmente, la mayoría de los solteros se refería al 14 de febrero como el Día de la Conciencia del Soltero (por su acrónimo en inglés: SAD) hasta que se volvió demasiado deprimente. Elegir el día siguiente permitió a las personas solteras la oportunidad de convertir esto en una celebración en lugar de un festival de autocompasión.

“La soltería dejó de tener esa connotación peyorativa que tenía tiempo atrás para pasar a ser una decisión que trae muchos beneficios. Ser soltero no implica estar solo ni dejar de tener sexo, en cambio se alienta la satisfacción que conlleva no tener compromisos, la libertad para decidir por uno mismo y el placer que supone dejarse sorprender por las acciones que uno se proponga hacer. Para los solteros por decisión, optar por esta forma de vida es una manera de ser congruentes con deseos genuinos y decirle ‘no’ a las convenciones culturales y sociales”, explicó en diálogo con este medio Infobae Walter Ghedin, psiquiatra y sexólogo.

Según una encuesta realizada por la Facultad de Psicología y Relaciones Humanas de la UAI, el 30,2% de los argentinos cree que San Valentín está en contra de los ideales del movimiento feminista. Otro dato curioso es que, si bien casi la mitad (49%) de las personas reconoció al Día de los enamorados como un acontecimiento netamente comercial, el 76,6% no creen que los regalos sean necesarios para festejar esta fecha, un dato un tanto contradictorio.

Este 13 de febrero, un día antes de San Valentín, los solteros de todo el mundo decidieron a finales de los años 90 comenzar con esta tradición. La idea surgió en China con el propósito de ‘contrarrestar’ el día de los enamorados, y que en algunas ocasiones hace sentir fuera de lugar a algún soltero o soltera que está convencido de que no tener pareja es su estilo de vida por excelencia.

El objetivo de este día es que nadie se quede sin celebrar y que todos los solteros del mundo festejen y recuerden que no es nada malo no tener pareja. En esta jornada se invita a solteros por convicción, viudos o divorciados que se hagan un regalo a sí mismos. 

Fuente: Infobae

Compartir: