Ante los dos muertos confirmados por dengue y sarampión en Buenos Aires

Recomendaciones del Ministerio de Salud.

SALUD Y VIDA

Un hombre de 73 años oriundo de Avellaneda murió por dengue mientras que una mujer de 50 años proveniente de La Matanza falleció por sarampión durante esta semana. La situación sanitaria respecto a estas dos enfermedades alcanzó así su pico más alto. Mientras que en el caso del dengue los casos registrados ascienden a 336los relacionados al sarampión suman 118 casos.

Según relataron a Infobae fuentes cercanas a los pacientes, los bonaerenses que murieron presentaban una condición de salud muy endeble al momento del contagio. La mujer era trasplantada y había estado sometida a quimioterapia en el hospital universitario porteño Cemic, y por su parte, el hombre de 73 años llegó al Hospital Italiano en condiciones críticas.

En este contexto, el Ministerio de Salud, cartera conducida por Ginés González García, emitió dos comunicados -uno para cada afección- en los que da una serie de recomendaciones a la población, profesionales de la salud y pone en contexto respecto a la situación epidemiológica. Los textos de ambos comunicados:

DENGUE

En la actual semana se registró el fallecimiento de una persona de 73 años, residente en el conurbano bonaerense, con diagnóstico confirmado para dengue. El fallecimiento se produjo en un efector privado de la Ciudad de Buenos Aires. Se encuentra en desarrollo la investigación epidemiológica para identificar los factores determinantes y el sitio probable de contagio.

En Argentina se registran zonas con circulación viral autóctona en cuatro provincias (Misiones, CABA, Jujuy y La Rioja). En la presente temporada, desde la Semana Epidemiológica (SE) 31 de 2019 hasta el 03 de febrero de 2020 se notificaron 2.811 casos con sospecha de dengue u otros arbovirus, de los cuales 336 resultaron confirmados y probables (114 sin registro de antecedentes de viaje y 222 casos con antecedentes de viaje a zonas con circulación viral).

En la provincia de Buenos Aires, hasta el 16 de febrero en 2020 fueron confirmados por laboratorio 96 casos de dengue. El 95% (91 casos) cuenta con antecedente de viaje previo al inicio de síntomas, principalmente a Paraguay, y también BoliviaColombiaMisiones y Formosa. Los serotipos identificados fueron DEN 4, DEN 1 y DEN 2.

Del total de casos confirmados, 4 no tienen registro de antecedente de viaje a zonas con circulación viral comprobada y corresponden a los municipios de Avellaneda (DEN 1), La Matanza (DEN 1), Tres de Febrero (2 casos DEN 4). Las áreas donde fueron identificados estos casos se encuentran en investigación para definir si hay circulación viral de dengue.

El dengue es una enfermedad dinámica que puede evolucionar a formas graves. Dado que al principio de la enfermedad, no se puede saber si se curará en una semana o derivará en complicaciones (dengue grave), se debe estar alerta cuando finaliza la etapa febril y acudir en forma urgente al médico ante la aparición de dolor abdominal intenso y continuo; vómitos persistentes; sangrado de mucosas (encías, nariz, vagina) y mayor somnolencia o irritabilidad.

El mosquito Aedes aegypti, el principal vector de dengue, ha logrado una rápida expansión en virtud de las condiciones favorables para su desarrollo. Es un mosquito esencialmente doméstico y sus sitios de cría consisten en recipientes artificiales ubicados cerca de las viviendas o dentro de las mismas, siendo muy amplia la gama de posibles criaderos.

Los esfuerzos de control de las enfermedades transmitidas por estos mosquitos se basan en la reducción de sus lugares de cría y no de los insecticidas aplicados. Para una mayor eficacia de las medidas de control, se requiere de la integración de las tareas domiciliarias de “descacharrado” que puedan desarrollar las personas en sus viviendas, los operativos de eliminación de los criaderos de Aedes aegypti y los servicios de manejo de residuos sólidos urbanos para su adecuada disposición final.

Recomendaciones a la población

  • Como el riesgo de transmisión de este virus depende de la presencia de los mosquitos Aedes, la principal medida preventiva es controlar a estos vectores. Cuanto menos mosquitos, menos riesgo de que se transmita el virus. Por eso, es importante adoptar los siguientes recaudos:
  • Eliminar recipientes en desuso que puedan acumular agua (latas, botellas, neumáticos).
  • Dar vuelta objetos que se encuentran en el exterior y pueden acumular agua cuando llueve (baldes, palanganas, tambores).
  • Cambiar diariamente el agua de bebederos de animales, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa, cada 3 días.
  • Usar en los floreros productos alternativos (geles o arena húmeda) en lugar de agua.
  • Mantener los patios y jardines desmalezados y destapar los desagües de lluvia de los techos.
  • Las principales manifestaciones clínicas del dengue (fiebre mayor a 38º C sin signos de infección respiratoria, acompañada de cefalea, dolor retro-ocular, dolor de músculos y articulaciones, intenso malestar general, erupciones rojizas en brazos y piernas, picazón, diarrea, náuseas, vómitos, sangrado de nariz y encías) es importante transmitir la necesidad de ir en forma inmediata a la consulta médica para recibir el tratamiento adecuado.
  • Fuente: Infobae
Compartir: