Científicos de Córdoba aplicaron un prometedor tratamiento

Contra el coronavirus.

SALUD Y VIDA

Un equipo de científicos de Córdoba está interviniendo en pacientes con coronavirus tanto internados como ambulatorios con un tratamiento innovador que ya tuvo sus primeros resultados positivos en nueve diagnosticados de COVID-19 que mejoraron notablemente sus síntomas.

Implementado por científicos del CEPROCOR y con colaboración de la química Luar, genera entusiasmo en la lucha contra el coronavirus. El tratamiento es algo completamente innovador, debido a que es una formulación farmacéutica a base de ibuprofeno, inhalatoria y nebulizable. Su acción terapéutica es antiinflamatoria, bactericida así como viricida, y está destinada al potencial tratamiento de afecciones pulmonares, entre ellas el nuevo coronavirus causante de COVID-19.

La idea surgió hace siete años, y es de Dante Beltramo, investigador principal de CONICET en CEPROCOR, quien modificó la molécula del ibuprofeno haciendola 100% soluble en agua para administrarlo en nebulizaciones con el objetivo de tratar a pacientes con fibrosis quística, una enfermedad genética con altas tasas de mortalidad que afecta a niños y adolescentes.

Con la posibilidad de establecer protocolos de tratamientos compasivos ampliados, con el aval del gobierno cordobés Beltramo empezó a investigar si era posible aplicar la molécula para esta nueva enfermedad.

“Llevamos tratados 9 pacientes COVID positivos con resultados más que alentadores: mejoraron no solo sus cuadros clínicos sino que se ha logrado la negativización en 5 días gracias a la droga a la que llegaron los científicos: ibuprofenato sódico hipertónico, que se administra de manera nebulizada”, explicó a este medio Pablo Alexis Doreski, investigador a cargo del proyecto en Buenos Aires.

El equipo está conformado por el Dr. Dante Beltramo, Dr. Néstor García, Luis Arganaras, Nicolás Martínez Ríos, Dr. Pablo Alexis Doreski, Dr. Ezequiel Klimovsky, Dr. Abel Bordón, Dr. Osvaldo Tiberio y con el asesoramiento en regulaciones de Paula Haigazian y María Eugenia Molina.

Doreski contó que el creador de la molécula observó en su laboratorio que la nebulización del ibuprofeno reduce hasta 70% las especies reactivas de oxígeno que son factores inflamatorios: “Además de reducir estas especies, aumenta el pH y permite que el propio sistema inmune estabilice al organismo”.

Por el momento, pueden probar este tratamiento únicamente en 40 pacientes

Al ser un medicamento en fase experimental, el gobierno de la provincia de Córdoba sancionó la Resolución Ministerial N° 391 año 2020, mediante la cual se propicia la aprobación del “Protocolo de actuación destinado a facilitar la Indicación del plan de uso compasivo ampliado (UCA) de Medicamentos en enfermedades pandémicas» con motivo de la emergencia sanitaria COVID-19.

“Los resultados que empezamos a ver en los primeros pacientes eran asombrosos. Hay tratados pacientes de 78 años e incluso uno de 88 años, que son con más riesgo, y fue increíble cómo respondieron de manera positiva. La dosis que se aplica es de 50 mg, una dosis símil pediátrica, pero como va directo al pulmón, ejerce un efecto antiinflamatorio muy potente, muchas veces superior a la vía de administración oral”, comentó Doreski.

Cómo funciona el tratamiento

Con una máscara diseñada especialmente para realizar este tipo de nebulización, se administra la solución y se somete a los pacientes al tratamiento. “Desarrollamos una capota transparente que posee todas las medidas de seguridad para prevenir la aerosolización del virus. La capota debe ser conectada con el dispensador de droga del nebulizador. De esta manera, el aire exhalado por el paciente es previamente filtrado y las posibles partículas virales son retenidas en el filtro impidiendo que se dispersen en el medioambiente».

Por el momento, el gobierno de Córdoba les permitió probar en 40 pacientes este tratamiento para poder elaborar un informe al respecto y evaluar su aplicación. “Mi deseo es que podamos salir de la pandemia, ganarle al coronavirus y que esto pueda replicarse de Córdoba para el mundo. También que ayudemos nosotros a salir de la enfermedad y del miedo enorme que ha generado esta crisis global, y por supuesto, que se pueda empezar a realizar en Buenos Aires. No podemos mirar al costado», expresó Doreski.

“Todos los involucrados en el proyecto estamos trabajando ad honorem y donando nuestros honorarios porque queremos apoyar la investigación nacional y porque creemos que esto es algo que puede cambiar la realidad”, concluyó Doreski.

La capota transparente en la que se realizan las nebulizaciones

Fuente: Infobae

Compartir: