Conociendo más sobre la esclerosis múltiple

COMPARTIR

Es una enfermedad neurológica inflamatoria, degenerativa desmielinizante crónica, considerada de tipo autoinmune que afecta al cerebro, médula espinal y nervio óptico (sistema nervioso central).

Para conocer más acerca de la esclerosis múltiple, consultamos al Dr. Carlos Lozano, médico perteneciente al Servicio de Neurología del Hospital Dr. Guillermo Rawson, quien explicó que esta enfermedad “se presenta con mayor frecuencia entre los 20 y 40 años pero puede observarse a cualquier edad, con mayor prevalencia en las mujeres, llegando a un grado de tres mujeres cada un hombre en la adultez. En los niños produce mayor número de recaídas pero las mismas son menos graves”.

En enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple, por razones desconocidas, el sistema inmunológico no funciona correctamente. Cuando esto ocurre, el sistema inmunológico:

  • No identifica la diferencia entre los tejidos propios del cuerpo y los agentes que lo invaden tales como las bacterias y los virus.
  • Produce por error inflamación en contra de tejidos o partes del cuerpo normales, tales como las articulaciones, la piel o la mielina, como si éstos fueran agentes extraños que lo invaden.

En el caso de la esclerosis múltiple el ataque inmuno mediado dirigido contra estructuras de la mielina (es la cubierta compuesta por grasa y proteínas que envuelve y actúa como aislante de las fibras nerviosas permitiendo que estas transmitan los impulsos más rápidamente) ocasiona destrucción de la misma e infiltración perivascular de células inflamatorias, al mismo tiempo se verifican fallas en los procesos de remielinización del sistema nervioso central y proliferación de astrocitos, los cuales generan regiones cicatrizales, ocasionando de esta manera un daño estructural permanente, lo cual produce una disminución o bloqueo de la conducción del impulso nervioso a lo largo de las fibras del SNC ocasionando diferentes déficits clínicos conforme a las áreas afectadas.

En el mundo la prevalencia más alta de la enfermedad (cantidad de casos cada 100000 habitantes) se encuentra en el norte de Europa, sur de Australia y centro de norte américa, donde en algunas regiones llega a 300/100000. En Argentina se estima una prevalencia de hasta 80/100000 dependiendo la región, aunque no hay estudios de prevalencia actualizados en forma general.

La raza blanca es la más comúnmente afectada especialmente de origen escandinavo, posiblemente por presentar mayor susceptibilidad genética.
Es de extrema rareza en África, Japón, China y Corea. No han sido descriptos casos de esclerosis múltiples entre los esquimales, los pueblos originarios de América del Norte y del Sur, los gitanos de Hungría y los maoríes de Nueva Zelanda.

La esclerosis múltiple es más común en los climas fríos y esto podría estar relacionado a factores ambientales aun no identificados.

Síntomas

  • Neuritis óptica (pérdida de la visión generalmente unilateral y transitoria)
  • Sindromes de tronco encefálico (nistagmus, disartria, disfagia, diplopía)
  • Alteraciones sensitivas
  • Alteraciones motoras (paresia y plejia)
  • Alteraciones intestinales (más frecuentemente constipación)
  • Fatiga
  • Alteraciones urinarias
  • Vértigo
  • Espasticidad
  • Ataxia, temblor
  • Alteraciones cognitivas (pérdida de memoria, lentitud en la comprensión etc.)
  • Disfunciones sexuales
  • Trastornos psicológicos (depresión)

Diagnóstico

El diagnóstico de esta enfermedad se basa en los síntomas que el paciente presenta y el examen que el médico especialista realiza, descartando otras enfermedades que pueden dar síntomas similares y así confundir o demorar el diagnóstico de la misma.

En nuestra provincia existen dos servicios públicos de Neurología en el Hospital Guillermo Rawson y Hospital Marcial Quiroga, ambos con médicos neurólogos capacitados para el diagnóstico y tratamiento de la esclerosis múltiple.

Junto con la clínica nos basamos en las imágenes como la resonancia magnética nuclear, la cual es sensible pero no especifica para el diagnóstico de esta enfermedad.

Otros estudios de gran utilidad los brinda el laboratorio, que nos ayuda a descartar enfermedades que pueden dar sintomatología e imágenes similares a una enfermedad desmielinizante.

Se trata del estudio del líquido cefaloraquídeo, buscando lo que se llama BOC (Bandas oligoclonales). Este tipo de equipamiento sólo se encuentra en el Hospital Guillermo Rawson, que fue el primero en su tipo en la región de Cuyo.

Tratamiento

El tratamiento contra la esclerosis múltiple abarca varios aspectos:

  • Brotes o recaídas
  • Sintomático
  • Modificador de base de la enfermedad
  • Rehabilitación física
  • Terapia de apoyo psicológico

Brotes o recaídas

Normalmente se utilizan corticoides, que reducen la inflamación y acortan el tiempo de recuperación tras una recaída. No alteran el curso de la esclerosis múltiple y no pueden ser tomados por mucho tiempo debido a sus efectos secundarios.

También pueden ser utilizados plasmaferesis, inmunoglobulinas e inmunosupresores.

Sintomático (indicado para cada síntoma en particular)

Es el tratamiento enfocado a manejar las molestias o síntomas de la afección y que son relevantes para mejorar la calidad de vida y las actividades de la vida diaria.

Se utilizan medicamentos contra el dolor, la espasticidad, depresión, fatiga y problemas urinarios, etc.

Terapia de rehabilitación neuropsicológica: es muy útil en los pacientes con problemas cognitivos, para lo cual el Servicio de salud Mental del Hospital Rawson cuenta con un área específica para abordar esta problemática.

Rehabilitación física

¿Cuándo comenzar con la rehabilitación?

Desde la etapa temprana (mínima discapacidad) para un asesoramiento familiar, laboral, tareas hogareñas, planificación económica, dieta, ejercicios, manejo de las recaídas, hasta las etapas avanzadas (severa discapacidad) en donde se da apoyo al acompañante, adaptación del equipo hogareño, cuidados paliativos.

El ejercicio en esclerosis múltiple debe ser aeróbico, incluyendo los programas de rehabilitación que abarcan las distintas dificultades que pueden padecer los pacientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *