El Museo Franklin Rawson presenta a Norma Bermúdez en el ciclo de microentrevistas

El Museo Franklin Rawson a través del Ministerio de Turismo y Cultura, continúa con su ciclo de microentrevistas protagonizado por artistas y curadores/as que exponen actualmente en salas temporales. En un breve relato, cuentan detalles de la producción y montaje de la muestra, promoviendo el encuentro directo con el espectador.

En esta oportunidad, el museo presenta a Norma Bermúdez, hija de Antonio Bermúdez Franco, destacado ilustrador y caricaturista argentino.

En diálogo con el MPBAFR, Norma comparte recuerdos y anécdotas de su padre, lo que representa la figura del artista en la región, y sus apreciaciones al ver concretada una muestra homenaje en el museo.

Norma Bermúdez – Hija de Antonio Bermúdez Franco

1-¿Qué recuerdos/anécdotas tiene de su papá como artista?

NB-¡Son tantos! Siempre imbuido en el arte y por el arte, en su atelier o en su escritorio: dibujando, pintando, leyendo, reflexionando, estudiando, escribiendo, ya que tiene ensayos sobre estética que guardo celosamente.

Y, entre los recuerdos que más presente tengo es cuando, allá por 1952/53 el ingeniero Lifschitz , que fue un mecenas para mi padre, le encargó la realización de un mural para un cine que se iba a construir en Mendoza y que, lamentablemente, no se concretó y, para el mismo realizó enormes bocetos o gigantografías en las que iba a colaborar el entonces casi desconocido Carlos Alonso, que venía cotidianamente a casa y estimaba mucho a mi padre.

2-¿Cómo destacaría la importancia de la obra de Antonio Bermúdez Franco, desde el dibujo y la ilustración, en la región?

NB-Siempre admiré a mi padre por lo que mi opinión está cargada emotivamente, pero a partir de las investigaciones de Rodrigo Gutiérrez Viñuales sobre su obra , cuando llegó a sus manos el Álbum Peuser de 1919 y lo impresionó tanto que en su libro “Libros Argentinos “-Ilustración y Modernidad- (1910-1936) le dedicó un magníficocapitulo ,es que me dí cuenta de la real valía de mi padre como pionero de la vanguardia en nuestro país y obviamente en la región y fue un enamorado de Tulum, ya que vivió varios años por estos lares y ese enamoramiento se ve reflejada en su obra.

3-¿Qué siente al ver concretada una muestra homenaje a su padre, en el Museo Franklin Rawson?

NB- ¡Felicidad, emoción, orgullo y agradecimiento! Esta muestra homenaje que se está realizando me llenó el alma de un sentir profundo hacia esta San Juan, ahora también muy querida por mí. Quiero hacer llegar mi enorme agradecimiento al director de este maravilloso Museo de Bellas Artes Franklin Rawson, Emanuel Diaz Ruiz y al equipo estupendo que lo secunda por haber hecho realidad este sueño que se inició allá en diciembre del 2016, cuando se realizó la muestra Continuidad y Ruptura y expusieron cinco obras de mi padre, y a la directora de entonces, ahora secretaria de Cultura, Virginia Agote, que se mostró impactada por el Álbum Peuser que doné para este Museo y me propuso realizar lo que ahora se ha concretado espléndidamente con la curaduría del profesor Eduardo Peñafort, que supo plasmar y captar todo el derrotero de la obra de mi padre, desde sus inicios hasta el final de su vida, exponiendo obras de las distintas etapas. Gracias mil a todos y cada uno de ellos.

COMPARTIR

Sharing is caring!