Desde el IPHEM, instan a la comunidad a donar sangre

COMPARTIR

No es nuevo afirmar que la donación voluntaria de sangre es un acto de enorme amor al prójimo, considerado por la Organización Mundial de la Salud como “altruista”, que busca el bien de las personas de manera desinteresada.

Pero en esta época de pandemia, a nivel mundial, la idea que manejaba la OMS para las donaciones se ha visto trastocada por el temor de las personas en contraer el virus en los centros asistenciales y especializados de salud. Por ello, ya desde el año pasado en el mundo, la baja cantidad de donaciones se ha hecho notable y ha encendido las alarmas.

Para contrarrestar este fenómeno, la OMS ha instituido como lema 2020 para el Día Mundial del Donante de Sangre (14 de junio), “Dona sangre para que el mundo sea un lugar más saludable. La sangre segura salva vidas”.

En San Juan, la baja observada en la cantidad de donaciones, que ha generado un alerta de muchos países, se ha hecho notable y en los últimos tiempos se ha acrecentado. Hay muy pocas donaciones, menos de la mitad de lo que se necesita, aseguran desde el Instituto Provincial de Hemoterapia (IPHEM).

Para el coordinador del organismo, el doctor Alfredo Laplagne, “la situación en San Juan en cuanto a donación de sangre, plasma y médula es muy preocupante”, dijo. “Tenemos entre 300 a 400 donantes por mes y se necesitas mil. Esto implica unas 250 unidades de glóbulos rojos por día para trabajar con normalidad y solamente recolectamos 100”, explicó.

“Les pedimos ayuda a los sanjuaninos, que saquen turno en www.darturnos.com/iphem y se acerquen a ayudar. Necesitamos que donen sangre. Y todas aquellas personas que tuvieron COVID y hayan pasado 30 días desde el alta lo indiquen al momento de donar, para que podamos estudiar su plasma en busca de anticuerpos”, sostuvo Laplagne, casi como un “llamado de auxilio” a la población.

Además no es nuevo y se viene dando desde el inicio de la pandemia, el llamado para los pacientes recuperados de COVID-19 para que donen plasma. Al respecto, Laplagne explicó que “el último consenso nacional, basado en los trabajos científicos publicados, estipula situaciones muy puntuales donde debe ser aplicado el plasma, pero sin donantes no podemos hacerlo”, relató.

“Hoy el stock es bajo y a la fecha se pudieron abastecer los pedidos que llegaron al IPHEM. Pero necesitamos la solidaridad de los pacientes recuperados, porque hay fundamentación de que 1 a 3 de cada 10 pacientes recuperados tiene anticuerpos suficientes para usar su plasma”, sostuvo el funcionario.

El coordinador provincial del IPHEM recordó que para hacerlo hay que sacar turno para donar sangre y al momento de hacerlo avisar que el donante padeció COVID-19, teniendo un alta de más de 30 días.

Es bueno recordar que las donaciones de sangre ayudan a salvar muchas vidas, y posibilitan la realización de intervenciones quirúrgicas muy complicadas, donde el paciente corre serio riesgo a perder la vida.

Por ello, hay que insistir en la importancia de la donación voluntaria, hacerlo es un gran acto de humanidad. A tal punto que el donante es considerado, en varios lugares, como un verdadero héroe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *