Sucedió un día como hoy

COMPARTIR

1908. Nace en Mendoza el director de cine Hugo Fregonese. Dirigió películas como Pampa bárbara (junto a Lucas Demare) y Apenas un delincuente, antes de recalar en Hollywood, donde en los años 30 había sido asistente de dirección. Allí dirigió westerns y policiales, como Mis seis presidiariosMartes trágico y La última batalla de los apaches. Regresó al país para dirigir sus dos últimas películas: La malavida y Más allá del sol, que narra la vida de Jorge Newbery. Falleció en 1987.

1914. Nace un mito del cine latinoamericano: María Félix. La actriz mexicana protagonizó clásicos como Doña BárbaraLa mujer sin almaLa mujer de todosLa devoradoraMiércoles de cenizaJuana Gallo La bandida. Casada cuatro veces, dos de sus maridos fueron Agustín Lara (que le dedicó el tema “María bonita”) y Jorge Negrete. Murió en 2002, el día que cumplía 88 años

1929. Nace el cantautor belga Jacques Brel. Desde mediados de los 50 fue un ícono de la canción francesa. La balada “Ne me quitte pas” (“No me abandones”), de 1959, se convirtió en su tema más conocido. Otros temas destacados son “Ámsterdam”, “La mort” y “La vale à mille temps”.

1973. Pablo Picasso fallece, en Mougins, Francia. El mayor artista plástico del siglo XX tenía 91 años. Había nacido en Málaga e impresionó desde joven con su talento precoz. Adhirió al cubismo y sacudió el arte de su tiempo con Las señoritas de Aviñón, en 1907. Pasó por varios períodos artísticos. Si prolífica producción incluye obras como Guernica, la respuesta del artista a la barbarie del bombardeo alemán sobre la ciudad vasca de ese nombre durante la Guerra Civil Española.

El domingo 8 de abril de 2001, en la Bombonera se jugaba el Superclásico entre Boca y River. En la mitad del segundo tiempo, el árbitro cobró un penal favorable a Boca, que ya iba ganando 1 a 0. El disparo de Juan Román Riquelme lo contuvo el arquero Franco Constanzo, pero dio rebote. El ejecutante saltó y de cabeza marcó el segundo gol. Riquelme enseguida corrió y se paró frente al palco oficial con sus manos en los oídos. Ese festejo pasó a la historia como “el Topo Gigio” y su destinatario era quien por entonces ejercía la presidencia del Club, Mauricio Macri. De ese modo, Riquelme le demostraba su malestar por el momento turbulento que estaba viviendo en el club, en plena discusión por las cifras de su contrato frente a millonarias ofertas que llegaban desde Europa, una de ellas, del Barcelona. Aquel encuentro, que es recordado por ese festejo que fue uno de los más famosos en la historia del “xeneize”, terminó 3 a 0.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *