Hay asuntos que no pueden esperar

Por monseñor Jorge Eduardo Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo (Argentina) y secretario general del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

Cuando esperamos un colectivo no está en nuestras manos acelerar su llegada; igualmente sucede si nos encontramos aguardando entrar a una cita médica en un consultorio. Pero en otras circunstancias sí podemos tomar iniciativa saliendo de la pasividad.  

No es coherente con la fe cristiana la actitud fatalista y derrotista de quien se queda de brazos cruzados esperando “tiempos mejores” que supuestamente vendrán de modo mágico.

Miremos a nuestra Madre inmediatamente después de la anunciación:  “María se levantó y partió sin demora” (Lc. 1, 39) para acudir en ayuda de su prima Isabel.

Contemplando a María debemos imitar su ejemplo. “Se levantó y se puso en marcha, porque estaba segura de que los planes de Dios eran el mejor proyecto posible para su vida. María se convirtió en el templo de Dios, imagen de la Iglesia en camino, la Iglesia que sale y se pone al servicio, la Iglesia portadora de la Buena Noticia.” (Mensaje del Papa Francisco para la JMJ 2022.) El relato utiliza dos verbos que se realizan en un breve momento. Dos verbos que se ejecutan sin dilación entre uno y otro. Levantarse y partir. Este ponerse en marcha con premura tiene un motivo: ir en ayuda de su prima Isabel. María sale de su casa, pero primero sale de sí misma. No estaba encerrada en su propio mundo. “María se dejó interpelar por la necesidad de su prima anciana. No se echó atrás, no permaneció indiferente. Pensaba más en los demás que en sí misma. Y esto dio dinamismo y entusiasmo a su vida. Cada uno de ustedes puede preguntarse: ¿Cómo reacciono ante las necesidades que veo a mi alrededor? ¿Pienso inmediatamente en una justificación para desentenderme, o me intereso y me pongo a disposición?” (Mensaje del Papa Francisco para la JMJ 2022.) “Hoy se celebra la Solemnidad de Cristo Rey y, en este marco, se realiza la Jornada Mundial de la Juventud. El Papa Francisco en su Mensaje para esta ocasión interpela a los jóvenes concentrando la mirada en la Virgen ‘en salida’. María es un ejemplo de persona joven que no pierde el tiempo buscando la atención o la aprobación de los demás —como ocurre cuando dependemos de los ‘me gusta’ en las redes sociales—, sino que se mueve para buscar la conexión más genuina, la que surge del encuentro, del compartir, del amor y del servicio.” (Mensaje del Papa Francisco para la JMJ 2022.)

Nos insiste el Papa en que “la Madre del Señor es modelo de los jóvenes en movimiento, no inmóviles frente al espejo contemplando su propia imagen o ‘atrapados’ en las redes. Ella estaba totalmente orientada hacia el exterior”.

Los jóvenes son también signos de esperanza. Hace pocos días hemos presentado el texto conclusivo de la primera Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, titulado “Hacia una Iglesia sinodal en salida a las periferias”. En las orientaciones pastorales se expresa que “Hay un número considerable de ellos con interés y disponibilidad para participar en voluntariados con enfoque social, ecológico, ecuménico e interreligioso. Para muchos estas experiencias han sido inspiradoras y han ayudado a encontrar un ‘sentido de vida’ y ‘su sitio en la Iglesia’” (262). Ambas cosas, sentido y sitio, tan importantes hoy.

Por eso se propone “crear ámbitos que apoyen sus ideas innovadoras, capaces de generar nuevos caminos en la evangelización, que integren sus nuevos estilos y lenguajes”. (264)

Así como en aquel tiempo fue en ayuda de su prima Isabel, hoy María sigue queriendo entrar en cada familia, cada sociedad. “La Madre de Dios camina en medio de su pueblo, movida por una ternura amorosa, y asume sus angustias y vicisitudes.”

Concluye Francisco: “¡Mi mensaje para ustedes, jóvenes, el gran mensaje del que es portadora la Iglesia, es Jesús! Sí, Él mismo, su amor infinito por cada uno de nosotros, su salvación y la nueva vida que nos ha dado. Y María es el modelo de cómo acoger este inmenso don en nuestras vidas y comunicarlo a los demás, haciéndonos a su vez portadores de Cristo, portadores de su amor compasivo, de su generoso servicio a la humanidad que sufre”.

Este lunes 21, a las 18 hs, tendremos la alegría de la consagración de un nuevo obispo auxiliar para San Juan. El padre Mario Robles renovará su entrega y respuesta a Jesús: “Tú sabes que te amo”; y acoger la misión: “apacienta a mis ovejas”.

RSS
Follow by Email
LinkedIn
Share
Instagram
WhatsApp