Una jornada para reflexionar sobre las cardiopatías congénitas

Desde salud se busca incentivar al diagnóstico precoz y tratamiento oportuno.

Cada 14 de febrero se celebra el Día Mundial de las Cardiopatías Congénitas, que son malformaciones en el corazón o de los grandes vasos sanguíneos que se puede encontrar en el feto y en el recién nacido. Se forman en las primeras semanas de gestación.

Dicho día, tiene como objetivo realizar una jornada mundial para la prevención temprana de esta enfermedad, donde los pacientes afectados puedan recibir el debido tratamiento y de esta manera poder garantizar una mejor calidad de vida.

Las cardiopatías congénitas son un padecimiento o trastorno, donde el corazón sufre un desarrollo anormal, que normalmente ocurre antes del nacimiento. Muchos de los bebés que lo padecen, mueren por esta causa. Muchos niños nacen con esta condición, por lo que es necesario someterlos a muy temprana edad a una cirugía y luego a un tratamiento para así poder llegar sin problemas a una vida adulta saludable.

Un bebé de cada 100 nace con un defecto cardiaco congénito. Algunos defectos cardiacos tienen un vínculo hereditario, pero para la mayoría, la causa es desconocida. Los defectos o lesiones cardiacas congénitas, son fallas que se presentan en la formación de las estructuras del corazón en los 3 primeros meses de embarazo.

En Argentina cada año nacen 7.000 niños y niñas con esta patología.

Desde Salud, se apunta al diagnostico precoz a través de exámenes periódicos durante el embarazo, ecocardiograma fetal a partir de la semana 22 de embarazo, evaluación realizada por un cardiólogo pediatra dentro del primer año de vida, evitar el consumo de sustancia dañinas y de medicamentos no indicados durante el embarazo. De esta manera y con el pronóstico adecuado, mejorará la calidad de vida del niño con esta enfermedad.

WhatsApp