Día del Perro Sin Raza para concientizar la importancia de refugiar, asistir y adoptar

0

Cada 28 de mayo se conmemora el Día del Perro Sin Raza, destacando la importancia de rescatar animales callejeros.

De las sucesivas mezclas entre los descendientes del lobo común surgió el perro sin raza, que tiene características variadas, pero no se identifica exáctamente con ninguna.

Los perros sin raza surgen a partir de caninos semisalvajes y semi socializados que habitan cerca de asentamientos humanos y de los que muchos genetistas sostienen que son la versión actual de aquellos antiguos perros que decidieron irse a vivir con los humanos, mucho antes de que la cría artificial y selectiva los hiciera a gusto y medida de sus amos.

A pesar de que los perros ya tienen un día especial que se celebra el 21 de julio en el mundo, la necesidad de crear una fecha para los mestizos de se debe a un fuerte motivo: generar conciencia y fomentar la adopción.

Es por ello que todos los 28 de mayo se celebra en el mundo el Día del Perro sin Raza, una fecha originada por una campaña  para que las personas entiendan que los perros de raza única también son valiosos, además de una opción para adoptar como mascota, pues muchos prefieren tener uno con pedigrí.

Unos perros excepcionales

Los expertos aseguran que mayoritariamente el origen de estos animales es culpa del abandono y excepcionalmente de la pérdida de ejemplares caseros, que se adaptan a sobrevivir donde pueden y se cruzan de manera indiscriminada dando lugar a mezclas, con genéticas cada vez más potentes a medida que van pasando las generaciones.

Más conocido como mestizo, chucho o perro de raza mixta es un can que no procede de un cruce intencional ni pertenece a una determinada raza reconocida oficialmente. Entre los antepasados directos de estos perros puede haber especímenes puros, pero con el correr del tiempo y los cruzamientos, los rasgos característicos de cada raza se van difuminando.

Generalmente son callejeros y producto de la cría natural, en la que suelen prevalecer y sobrevivir los más fuertes, por eso, estos canes en general son más sanos, vigorosos y longevos, que los que han sido criados en cautiverio. En cuanto al carácter, es característico que sean leales, compañeros y obedientes.

Aunque el perro sin raza suele tener un valor comercial nulo (salvo excepciones), muchas personas los prefieren como compañeros de vida, puesto que suelen ser mucho menos susceptibles a padecer la inmensa cantidad de problemas genéticos y afecciones, que aqueja a los ejemplares puros en general y a algunos de ciertas razas en particular y que son producto directo de cruces endogámicos, con los que se pretende “mejorar” las razas o “marcar” ciertas características.

Por eso, si estás pensando en tener un compañero canino, plantéate seriamente dejar de ser parte del comercio de vidas que existe en torno a las razas y los animales “puros” y adopta un perro sin raza. Hay miles esperando la oportunidad, de demostrar que no se necesita un certificado de pureza para ser un compañero de vida ideal.

Deja una respuesta