Masacre en una discoteca LGBT de Colorado

Cinco personas fueron asesinadas en el Club Q. Anderson Lee Aldrich, de 22 años, que se encuentra detenido y está siendo atendido por sus heridas.

Mientras las balas atravesaban un club nocturno LGBT+ de Colorado Springs, matando a cinco personas e hiriendo a muchas más, un heroico cliente que había estado de fiesta momentos antes se apresuró a entrar en acción, arrebatando una pistola al sospechoso, golpeándolo con ella e inmovilizándolo hasta que la policía llegó minutos después.

Fue uno de los dos clientes a los que la policía y las autoridades municipales atribuyen el mérito de haber detenido al pistolero y haber limitado el derramamiento de sangre en el tiroteo del sábado por la noche en el Club Q. La violencia traspasó los acogedores confines de un local de ocio que ha sido durante mucho tiempo un apreciado lugar seguro para la comunidad LGBTQ en la ciudad de tendencia conservadora.

Si ese individuo no hubiera intervenido, esto podría haber sido exponencialmente más trágico”, dijo el alcalde de Colorado Springs, John Suthers, a The Associated Press.

La policía identificó al presunto autor de los disparos como Anderson Lee Aldrich, de 22 años, que se encuentra detenido y está siendo atendido por sus heridas.

Un funcionario de las fuerzas del orden dijo que el sospechoso utilizó un arma semiautomática del tipo AR-15 en el ataque, pero también se recuperaron una pistola y otros cargadores de munición, por lo que la masacre podría haber sido mucho peor. El funcionario no pudo discutir los detalles de la investigación públicamente y habló con The Associated Press bajo condición de anonimato.

De los 25 heridos en el Club Q, al menos siete estaban en estado crítico, según las autoridades. Algunos resultaron heridos al intentar huir, y no estaba claro si todos recibieron disparos, dijo un portavoz de la policía. Suthers dijo que había “razones para esperar” que todos los hospitalizados se recuperaran.

El tiroteo reavivó el recuerdo de la masacre de 2016 en la discoteca gay Pulse de Orlando (Florida), en la que murieron 49 personas. Colorado ha sufrido varios asesinatos en masa, como en el instituto Columbine en 1999, en un cine de los suburbios de Denver en 2012 y en un supermercado de Boulder el año pasado.

Fue el sexto asesinato masivo de este mes y se produjo en un año en el que la nación fue sacudida por la muerte de 21 personas en un tiroteo en una escuela en Uvalde, Texas.

Las autoridades fueron llamadas al Club Q a las 11:57 p.m. del sábado con un reporte de un tiroteo, y el primer oficial llegó a la medianoche.

Joshua Thurman dijo que estaba en el club con unas dos docenas de personas y que estaba bailando cuando comenzaron los disparos. Al principio pensó que era parte de la música, hasta que escuchó otro disparo y dijo que vio el destello de la boca de una pistola.

Thurman, de 34 años, dijo que corrió con otra persona hasta un camerino donde ya había alguien escondido. Cerraron la puerta con llave, apagaron las luces y se tiraron al suelo, pero pudieron oír cómo se desarrollaba la violencia, incluida la paliza que recibió el pistolero, añadió.

“Podría haber perdido la vida, ¿para qué? ¿Cuál era el objetivo?”, dijo mientras las lágrimas corrían por sus mejillas. “Sólo estábamos disfrutando. No estábamos haciendo daño a nadie. Estábamos en nuestro espacio, en nuestra comunidad, en nuestra casa, disfrutando como hace todo el mundo”.

Los detectives estaban examinando si alguien había ayudado al sospechoso antes del ataque, dijo el jefe de policía Adrian Vasquez. Dijo que los clientes que intervinieron durante el ataque fueron “heroicos” y evitaron más muertes.

El Club Q es un club nocturno de gays y lesbianas que ofrece un espectáculo drag los sábados, según su sitio web. La página de Facebook del Club Q decía que el entretenimiento previsto incluía un “espectáculo punk y alternativo” que precedía a una fiesta de baile de cumpleaños, con un brunch drag el domingo para todas las edades.

Fuente: Infobae – AP

RSS
Follow by Email
LinkedIn
Share
Instagram
WhatsApp